Puede resultar incluso que el comercio y el crecimiento económico sean nocivos para la seguridad alimentaria. Por ello, la alta desigualdad hace que la reducción de la pobreza y por tanto la desnutrición, a través del crecimiento económico sea más difícil. De acuerdo con cálculos de Ferranti et al.10, los niveles de desigualdad de la población condicionan el éxito del crecimiento económico de la siguiente forma: la elasticidad de reducción de la pobreza con respecto al crecimiento económico es mayor según disminuye el coeficiente de Gini. Esto, en un segundo paso, permitiría que se generase a su vez mayor crecimiento económico. A partir de la evidencia analizada en su trabajo, los autores concluyen que no puede haber una generalización simple sobre la relación entre liberalización y pobreza. El trabajo de Alan Winters, Neil McCulloch y Andrew McKay publicado en el Journal of Economic Literature, consiste en una amplia revisión, contextualización y puesta en común de multitud de trabajos científicos sobre liberalización económica y su efecto sobre la pobreza14.

comercio Si bien, tanto la teoría como los casos analizados conducen a afirmar que la liberalización económica puede resultar beneficiosa para los pobres en el largo plazo y en la media. En teoría económica, el crecimiento económico debe ser uno de los fines fundamentales hacia los que la política debe apuntar. De acuerdo con el caso analizado, las personas que se dedican a la producción y comercialización del anacardo así como las comunidades cercanas han aumentado su bienestar, tienen más opciones de empleo digno, mayores ingresos, mejor acceso y calidad de la educación, la salud, el agua y la electricidad, viendo garantizada la equidad de género. La desigualdad de género en la pirámide jerárquica, la escasa educación, los riesgos sanitarios y el deterioro del medioambiente son otras dificultades a las que se enfrenta la población involucrada en este sector. Al igual que en el caso del comercio, no abundan estudios que vinculen ambos conceptos, siendo más comunes en la literatura económica los trabajos que relacionan crecimiento con pobreza y desigualdad.

De esta forma, la cuestión que surge es si acaso debe existir un paralelismo entre el proceso de investigación que tiene por consecuencia la aplicación, y de otra parte, la aplicación propiamente tal de la salvaguardia. Por su parte, los servicios de informática e información y los servicios financieros –a pesar de variaciones cíclicas recientes– han sido los más dinámicos dentro de las transacciones internacionales de servicios comerciales. La insuficiencia de ingresos de los empleados en este sector provoca deficiencias nutricionales, fuerza a las familias a hacinarse en viviendas inadecuadas y obliga a las mujeres a realizar trabajos extras para poder obtener ingresos adicionales. Además, la jornada laboral excede muchas veces las capacidades físicas de los empleados, ocasionando otros efectos adversos como el distanciamiento de las familias. Dado que el sector rural es característico de las mayores índices de pobreza y desnutrición, parece necesaria la contribución de este sector en el proceso del crecimiento económico. Entonces, ¿de qué forma particular puede apoyar el comercio a la mejora de los índices nutricionales? Los factores estructurales condicionan la influencia del crecimiento económico en la mejora de los índices de pobreza en América Latina. Actualmente en la entrada del siglo XXI la región disfruta de un crecimiento económico positivo, que podría traducirse en reducciones de los índices de desnutrición.

Dado que la pobreza es una causa fundamental de inseguridad alimentaria y desnutrición, el efecto sobre la pobreza puede constituir una aproximación al efecto sobre la desnutrición. Con respecto a la pobreza como causa fundamental de inseguridad alimentaria, el crecimiento económico generado a través del desarrollo rural y agrícola puede contribuir en gran medida a aliviar el hambre y la pobreza extrema, en particular entre los pequeños productores y las comunidades indígenas. Tal como señala Nora-Lustig et al.19, las acciones para apoyar directamente a los pobres y acciones que van dirigidas a fomentar el crecimiento económico deben ir reforzadas mutuamente. Esto trae como resultado el que exista un vínculo más directo entre productor y consumidor debido a que el producto deja de ser anónimo y empieza a tener una historia detrás del producto, además de permitir al consumidor conocer las repercusiones de elegir el consumo responsable. Otros condicionantes como el nivel de deuda externa afectan al crecimiento económico, ya que los pagos derivados de esa deuda, tales como los intereses y devoluciones condicionan la capacidad de las economías para generar crecimiento. Este vacío es aún más notorio cuando tratamos de reconstruir los orígenes y el desarrollo de la producción y el comercio de los vinos y aguardientes en Chile, pues la Corona para aliviar la onerosa carga bélica-financiera que pesaba sobre los encomenderos y dueños de las unidades agrarias de producción, suspende permanentemente los impuestos comerciales de alcabala y almojarifazgo.