Es cierto que una parte de estos intercambios puede ser simplemente comercio en tránsito procedente de otros estados del interior de México, pero en mayor medida es comercio ligado a la industria maquiladora que se ubica en los estados limítrofes con Estados Unidos, lo que se corresponde en cierta medida con los niveles de inversión extranjera directa que se dirige a las entidades federativas procedente de dicho país. Se citan las definiciones dado que por su naturaleza se entrelaza e integran en el proceso productivo de la ganadería, y al final la aplicación juiciosa de todas y cada una de esas contribuirá a la sostenibilidad y a la inocuidad de los productos obtenidos. Estos conductores de Uber no son taxistas profesionales, sino que son conductores que tiene un coche, un teléfono inteligente y se han registrado en Uber para formar parte de la lista de choferes con los que se puede contactar a través de la aplicación de transporte. El trabajo infantil se reproduce en estas condiciones que son creadas por una política gubernamental que privilegia al capital trasnacional y a sus socios nativos, a través de las políticas de libre comercio y globalización. México es miembro activo de la OIT, y sin embargo, no ha ratificado el convenio, ni sus socios del Tratado de Libre Comercio, Estados Unidos y Canadá.

Lo que ocurrió luego de estas acciones fue que los comerciantes ambulantes desalojaron las calles del Centro Histórico por primera vez en años, las cuales permanecieron sin comerciantes durante casi un año. Así, dos factores son fundamentales para su desarrollo: por un lado, el empobrecimiento de las familias campesinas, y por el otro, la existencia de un mercado laboral ávido de esa fuerza de trabajo que le permite competir con ventaja en la lucha por el mercado mundial. Caemos, así, en los terrenos de la búsqueda de la “competitividad” que justifica todo ante el capital. Así, el trabajo jornalero agrícola, industrial en sus diferentes variantes, en los servicios, en el trabajo doméstico, el de la calle, etcétera, quedan excluidos realmente del nuevo convenio. Lo que se considera necesario es la firma y el cumplimiento del convenio 138, que aún sigue vigente. No aparece en él el propósito de la abolición del trabajo infantil. El Convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobado en 1973, referente a la edad mínima de admisión al empleo, señala: “Todo miembro para el cual esté en vigor el presente convenio, se compromete a seguir una política nacional que asegure la abolición efectiva del trabajo infantil y eleve progresivamente la edad mínima de admisión al empleo o al trabajo, a un nivel que haga posible el más completo desarrollo físico y mental de los menores”.

En la desreglamentación que se vive hoy en día y los ataques a las conquistas sociales logradas por la humanidad, los convenios internacionales de la OIT no han salido indemnes. El trabajo forzado ya está en convenios de la OIT desde 1930 y en 1957, no sólo proscrito para niños y niñas, sino para todo ser humano. La legislación por la que se dé efecto a las disposiciones del presente Convenio, así como aquella por la que se asegure, dentro de lo que sea posible y conveniente, habida cuenta de las condiciones nacionales, que se dé efecto a las disposiciones de la Recomendación sobre la higiene (comercio y oficinas), 1964, o a disposiciones equivalentes, deberán ser establecidas previa consulta con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores interesadas, donde tales organizaciones existan. Cada persona tiene un nivel diferente de tolerancia al riesgo, y esto influirá en el tamaño de las posibilidades que corren, las pérdidas que están dispuestos a experimentar y el efecto psicológico de ellas. Dispone la responsabilidad de las autoridades para asegurar su aplicación efectiva del convenio, incluyendo las sanciones apropiadas, y obliga a los empleadores a llevar un registro minucioso de las personas menores de 18 años que laboren con ellos.9 Según la norma, en el país que se ratifique tiene fuerza de ley.

Esa “laxitud” en la aplicación de la ley está presente constantemente en las declaraciones de los funcionarios de la Dirección del Trabajo. Aplicación al mercado español (Universidad Politécnica de Madrid). Aun cuando hay una restricción legal de la entrada de menores al mercado laboral, el subdirector de la DTPS en San Quintín, Baja California, Antonio Durazo Gutiérrez, en 1998 informaba que en la actualidad la edad mínima de contratación es de 12 años. Sobre este aspecto, Turcotte (1998), afirma que la satisfacción laboral puede asimilarse a una actitud que se consideraría como fase de ciertos comportamientos, coincidiendo con Robbins (1996), al señalar que la satisfacción en el trabajo designa la actitud general del individuo hacia su trabajo, dicha actitud está basada en las creencias, y valores que el trabajador desarrolla en su propio trabajo. En las niñas y niños jornaleros agrícolas se da una violación sistemática de sus derechos, como son: vivir una infancia plena, tener acceso a la educación, a la alimentación y vivienda, a la salud, al juego, a la cultura, al descanso.

Aquí hay más información sobre forex eche un vistazo a nuestra página web.